miércoles, 19 de noviembre de 2008

Las cuatro velas


Cuatro velas se quemaban lentamente. El ambiente estaba tan silencioso que se podía oír el dialogo que mantenían

La primera dijo:
¡Yo soy la paz!

Sin embargo las personas no consiguen mantenerme. Creo que me voy a apagar
Y disminuyendo su fuego rápidamente, se apago.

Dijo la segunda:
¡Yo soy la fe!

Lamentablemente soy superflua. Las personas no quieren saber de mi. No tiene sentido permanecer encendida. Una brisa paso suavemente sobre ella y se apago.

Rápida y tristemente la tercera vela se manifestó:
¡Yo soy el amor!

No tengo fuerzas para seguir encendida. Las personas me dejan a un lado y no comprenden la importancia de esto. Se olvidan hasta de aquellos que están muy cerca y las aman.
Y sin esperar más, se apago.

Entonces la cuarta vela hablo:
-no tengas miedo, mientras yo tenga fuego podremos encender las demás velas

¡Yo soy la esperanza!

Con los ojos brillantes, tomo la vela que estaba encendida…y encendió las demás

¡QUE LA ESPERANZA NUNCA SE APAGE DENTRO DE NOSOTROS!

El Libro del Hechicero

¿Qué habrá allí arriba? ¿Qué secreto se ocultara en esa habitación? Se preguntaba Jeremy día a día desde que vivía en esa casa, era una casa grande con muchas habitaciones y por lo tanto muchos secretos, Jeremy había entrado a todas, y el pensaba que conocía todos los secretos de aquel enorme lugar, el vivía con su madre, sus abuelos y su tío. Un día al pasar frente a la escalera se hizo la pregunta que pasaba por su cabeza a diario ¿que habrá en esa habitación? No era exactamente una habitación, era mas bien una bodega, según le había contado su abuelo, allí se guardaban muchas cosas viejas que le pertenecían a su tío, el tenia la curiosidad de entrar, pero su tío le había prohibido estrictamente entrar en aquel cuarto. Un día se harto de hacerle caso a su tío y decidió entrar en aquella habitación, espero que todos se fueran a la cama, salio de puntitas de su habitación, y cuando estuvo en la puerta del cuarto prohibido por su frente corrían unas gotas de sudor y le temblaban las piernas, pero se armo de valor, trago saliva y abrió la puerta. Esperaba encontrarse algo tenebroso, pero no fue así, eran más bien solo libros, revistas, objetos viejos y algunas cajas vacías. Se adentro al lugar y conforme se iba adentrando el frió se iba haciendo cada vez mas intenso, hojeo muchos libros y revistas pero nada interesantes, al sacar una revista, un libro extraño callo a sus pies, era de una pasta marrón muy gastada con unas piedras rojas en cada esquina. Jeremy muy sorprendido por tan extraño libro, lo abrió en una página que decía: Si usted lee este libro sin permiso del autor, habrán graves y peligrosas consecuencias, no empiece a hojearlo hasta que este totalmente seguro.

Después de leer esto, a Jeremy le entro aun mas curiosidad, el era como todos los demás niños de 11 años, muy curioso, entonces ya advertido abrió el libro, y en la primera página se encontraba el texto:

Hace 200 años, Inaria callo sobre la maldición del dragón de tres cabezas del pantano azul, todo se volvió gris y todos los habitantes de aquella ciudad estaban esclavizados y prisioneros de aquel poderoso hechizo, solo un valiente guerrero pudo matar al dragón, y con la muerte de el, murió el hechizo.

Ahora aquel dragón ha resucitado y todo esta gris de nuevo, esperamos que otra vez un valiente guerrero llegue y nos salve de nuestra perdición.

Después de leer esto Jeremy quedo muy confundido ¿que era Inaria? ¿En donde se encontraba? ¿De que dragón hablaba el libro? ¿De que guerrero? Mientras pensaba esto, dio vuelta a la pagina, y al tiempo que hacia esto sintió una presencia dentro de su cuerpo y se quedo dormido. Un sueño tan profundo, que no parecía normal. El despertó, pero no despertó en la misma habitación, era un lugar distinto y hermoso, habia árboles frondosos, un lago con una cascada, campos interminables de flores y todo lo hermoso del mundo natural. Comenzó a caminar pero noto algo muy extraño. Tenía 4 patas, pelo y manchas en todo el cuerpo, ¡era un animal! Se examino por todas partes y se dio un golpe para asegurarse de que no estuviera soñando. Descubrió que era un felino, parecido a un leopardo pero no lo era, y no tenía un color normal, era de un azul mirlo brillante con azul rey, y en su cuello tenia un cascabel con una cinta negra. A su lado estaba el libro con la página en la que había entrado a aquel extraño mundo. Leyó la página y decía: Ahora has entrado a mi mundo, y por lo tanto debes ser como todos los demás…ayúdanos y sálvanos elegido.

Jeremy se quedo atónito, ¿será que aquel libro hablaba de Inaria? Decidió averiguarlo y se adentro corriendo al bosque, descubrió que era muy ágil y corría más rápido, de pronto se choco con algo, levanto la mirada y vio lo que parecía ser un lobo, un lobo más grande de los que había visto y con una estrella en la frente.

-¿Quién eres tu y que haces aquí? Gruño el lobo al parecer muy enojado…

- pues me llamo Jeremy y soy nuevo en este lugar

-¿¡nuevo?! , nunca entran aquí habitantes que no hallan nacido en Inaria ¿Cómo llegaste aquí?

-pues encontré un libro con unas piedras rojas y yo…

-¿encontraste un l…libro? Pero es imposible…se supone que ese libro estaba en secreto, nunca un humano ha cruzado el portal místico ah nuestro mundo desde…

-¿desde…?

-posiblemente tu seas el que nuestro mundo ha estado esperando todos estos años…tal vez tu seas el guerrero que peleara contra Coal y nos salve de la oscuridad…

Jeremy estaba aun más confundido y ahora una nueva pregunta pasaba por su cabeza ¿por que su tío tendría ese libro? ¿Qué significaba? ¿Y por que es el elegido?

-ven vamos, te llevare con el rey para que puedas hablar con el, en el palacio te darán lo que necesites

A Jeremy no le quedo mas remedio que seguir a aquel animal, no quería causar algún problema y hacer que lo atacaran. Al llegar al castillo sintió algo extraño, estaba más tranquilo y relajado y se sentía en paz y protegido. Al llegar ante el rey todos estaban arrodillados, nunca se imagino ver a un oso rey, era realmente extraño, solo leía eso en los cuentos de fantasía, se pellizco para asegurarse que no estuviera soñando, pero no…era real, cuando se acerco al rey todos dijeron que se arrodillara ante el, él rey era un oso viejo con mirada algo tenebrosa, Jeremy se arrodillo y al tiempo que hacia esto el oso desde el trono decía:

-sea lo que sea que buscas aquí niño, no lo vas a encontrar, no se de donde eres pero, vete por donde viniste

-no no señor, el…el encontró el libro…el libro de hechicero

Al escuchar al lobo decir esto, al rey se le hundieron los ojos y puso una expresión como de cuando alguien ve un fantasma se puso de pie y camino hasta Jeremy y se arrodillo ante el.

-Noble guerrero, mil disculpas por mi actitud, te agradezco en nombre de todo Inaria por haber venido a ayudarnos y a salvarnos de la oscuridad y la perdición…

-¿Qué? No no no, si creen que yo soy un guerrero o algo parecido están muy equivocados todos ustedes, no puedo ni con un problema pequeño, eh perdido muchas cosas en mi vida que me han dolido mucho y no tengo la fuerza suficiente para lograr matar un dragón, lo siento pero no puedo hacerlo, solo quiero volver a casa.

-¿¡y como sabes que no puedes si ni siquiera lo has intentado?!

Dijo el lobo al parecer muy enojado

-no no raya, no podemos obligarlo si no quiere, el tienes que salvarnos por voluntad propia, y no lo obligaremos así que…

Antes de que terminara de hablar una familia de perros salvajes entro con uno de los miembros de la familia herido y sangrando espantosamente, jeremy se quedo mudo sin decir nada, mudo y atónito, intentaba hablar pero las palabras no lograban salir de su boca.

-señor, Coal nos ataco sin ninguna razón otra vez, fue horrible

-¡y esta vez ataco a mi papa! Exclamo una pequeña mientras unas lágrimas corrían por su rostro.

Al escuchar esto Jeremy estaba como inconciente, en ese momento sintió que el tiempo se detuvo y millones de horribles recuerdos llegaron a su cabeza, recordó que cuando su padre murió fue exactamente igual, el estaba con su abuelo cuando su padre llegaba la guerra herido y sangrando, se lo llevaron al hospital pero no regreso, el aun lo seguía esperando, pero perdió la esperanza, desde ese día viven en casa de su tío. Jeremy volvió en si, y al ver a la familia sufriendo, no resistió empezar a preguntar:

-¿y esto pasa muy seguido? Pregunto mientras tragaba saliva

-podría decirse que casi a diario…a Coal no le importan los demás ni lo que estén sufriendo, y a ti tampoco debería importarte, ven, raya te llevara al portal para que regreses a tu mundo.

-no, dijo Jeremy

-¿no? Como que no, apresúrate no tengo todo el día para esperarte

-no me iré hasta matar al famoso Coal, hasta matarlo o hasta hacer que se rinda, después de ver todo lo que están sufriendo, seria muy egoísta de mi parte no quedarme a intentar hacer algo…

Al escuchar esto el rey suspiro y sonrió

-bien, llévenme donde esta el dragón- dijo Jeremy muy decidido

-¡bien, en seguida te llevaremos con el!

Al llegar a la guarida del dragón el semblante de Jeremy cambio, ahora su corazón latía a mil por hora y sentía que le se iba a salir por la boca, de pronto sintió un aire frió y vio salir al enorme dragón, lo miro y el dragón exclamo con tono de burla:

-haha creo que tengo otra victima para jugar ¿a que vienes enano? ¿Quieres que te haga cenizas de una vez?

-vengo a acabar contigo de una vez por todas, y si acabo contigo acabo con el sufrimiento

-¡hahaha no me hagas reír! ¿Tu? ¿Acabar conmigo? Si como no

El dragón lanzo un poderoso gruñido y se lanzo sobre Jeremy, el se quito rápidamente de allí pero no iba a poder escapar tan fácil, el dragón volvió hacia el y sintió que no iba a poder salvarse, de pronto vio que el rey se atravesó entre el dragón y el y lo detuvo lo mas que pudo con sus patas, el dragón enfureció y lo golpeo con sus garras haciendo que sangrara, al ver esto el pequeño se molesto tanto, que…conciente de su desventaja, se abalanzo contra el dragón soltó un poderoso rugido de dolor, miro a Jeremy, con los ojos rojos y con una fuerza titánica hacia el, Jeremy corrió lo mas rápido que pudo y sentía que todo se le iba encima, cuando vio al dragón mas cerca, se armo de valor, tomo un palo con punta filosa y lo levanto al aire, cuando el dragón quiso atacarlo, a este se le enterró el palo justo en el corazón, al ocurrir esto el enorme animal se disolvió y se convirtió en polvo dorado, que al dispersarse por toda Inaria , esta volvió a la normalidad, todo volvía a ser a como había sido siempre, el pequeño guerrero estaba sorprendido de ver todo lo que había hecho por todo un país, de pronto, vio que el rey se levanto y fue hacia el. Afortunadamente el golpe no había sido nada grave. Se acerco a Jeremy y de nuevo repitió:

-Noble guerrero, de nuevo, en nombre de toda Inaria te agradezco, estamos en deuda contigo infinitamente, dime, ¿que podemos darte para agradecerte?

-Su alteza, no deseo nada, hice todo lo que tenía que hacer y creo que no merezco nada, además la felicidad de toda esta gente, es la mejor recompensa, lo único que quiero es irme a mi hogar antes de que mi tío se entere de que estoy aquí con su libro…

-¿No te quedaras a la ceremonia? Todos desean conocer al héroe que nos salvo

-No señor, usted puede contárselos mucho mejor, además no pertenezco a este lugar

El rey suspiro y dijo:

-Que así sea, sígueme, te llevare al portal para volver a tu mundo

Jeremy lo siguió mientras en el camino observaba todo lo hermoso de ese lugar, cuando entro era hermoso, pero ahora lo era mas. Cuando llegaron a un sitio cerrado el rey le dijo:

-Agita el cascabel que cuelga de tu cuello, eso te ayudara a volver

Al tiempo que hacia esto, un portal se abrió y el rey le dijo:

-Bien Jeremy, aquí estas, que tengas suerte en tu mundo, y muchas gracias de nuevo…

Jeremy salto dentro del portal mientras escuchaba al rey decir:

-Recuerda Jeremy, “en la vida de lo único que hay que temer es de nuestros propios miedos”

Al escuchar esto, Jeremy se dio cuenta de que no solo había vencido a Coal, sino que también había vencido el miedo a la vida que creía que era tan mala, esto lo hizo sentirse aun mas orgulloso de si mismo. De pronto sintió que caía mas y mas rápido hasta que sintió el golpe cuando callo contra el suelo, se levanto de golpe y se reviso de arriba abajo para asegurarse de que ya no fuera un animal, cuando se aseguro de que todo estuviera en orden miro hacia el suelo y lo vio…allí estaba el libro, lo tomo y sonrió, en ese momento escucho los pasos de su tío y lo escucho decir:

-Jeremy ¿estas allí dentro?

Al principio se quedo mudo, pero después reacciono, se escondió el libro tras la espalda y salio

-Si tío discúlpame, yo solo estaba…

-Tranquilo Jeremy, me alegra saber que hallas descubierto mi secreto y el libro

Dijo su tío mientras se alejaba de el

Jeremy se quedo sin habla por un momento, después sonrió y puso el libro justamente donde lo había encontrado, esperando que el próximo niño curioso que viviera en esa casa descubriera Inaria.

Existen muchos mundos: grandes y pequeños, habitados y desiertos, y todos conectados por el polvo, pero ninguno se compara con Inaria, donde toda historia de fantasía de hace realidad.

El Valor del Fracaso.


El Valor Del Fracaso


۞ Fracaso no significa que somos unos fracasados,sino que aún no tenemos un buen éxito

۞ No quiere decir que no hemos logrado nada,sino que hemos aprendido algo

۞ No expresa que hemos actuado como necios,sino que ¡Hemos tenido mucha fe!

۞ No simboliza que hemos sufrido un descrédito,sino que estuvimos dispuestos a probar

۞ No denota falta de capacidad,sino que debemos hacer las cosas de diferente manera

۞ No significa que somos inferiores,significa que no somos perfectos

۞ No manifiesta que hemos perdido nuestra vida,sino que tenemos buenas razones para empezar de nuevo

۞ No quiere decir que debemos hecharnos para atrás,sino que tenemos que luchar con más ganas

۞ Ni indica que Dios nos ha abandonado,significa que Dios tiene una mejor idea para nosotros




۞ "El valor no es la ausencia del miedo,sino el conocimiento de saber que hay algo más importante,qué el miedo"
 

Template by Web Hosting Reviews